Interpretaciones de casos relacionados con el articulo 7

Caso #7-1: Aceptación de Compensación por parte del Comprador y el Vendedor

Un comprador contrató al REALTOR® B para encontrar una pequeña propiedad comercial. El comprador A explicó sus requisitos con exactitud indicando que no estaba dispuesto a renunciar a ellos. Acordaron que si el REALTOR® B encontraba una propiedad de esas características en el rango de precios indicado por el cliente, le pagaría una comisión.

Dos semanas después el REALTOR® B llamó al comprador para decirle que un vendedor acababa de poner a la venta una propiedad que cumplía con todos sus requisitos, salvo que estaba un poco más cara que lo que el comprador deseaba pagar. El comprador inspeccionó la propiedad y le gustó, pero dijo que se atenía a su precio original. El REALTOR® B llamó al comprador tres días después para decirle que el vendedor había aceptado vender al precio ofrecido por él.

Muchas semanas después el vendedor, enterado de que el REALTOR® B había cobrado del comprador una comisión por localizar su propiedad presentó una reclamación ante la Asociación acusando al REALTOR® B de engaños y conducta poco profesional. La reclamación especificaba que cuando el REALTOR® B presentó la oferta del comprador a un precio inferior al que se solicitaba, él como vendedor se resistía a aceptarlo, pero el REALTOR® B le convenció de que era un precio justo y difícil de mejorar en el mercado actual, y que el REALTOR® B se había basado en una serie de características de la propiedad para convencerle de que aceptase la oferta. La reclamación acusaba al REALTOR® B de haber sido el agente del comprador mientras aparentaba ser el suyo. Además, el vendedor añadió que el REALTOR® B nunca había mencionado que representaba al comprador o que iba a recibir honorarios de él.

En la vista, la defensa del REALTOR® B fue que había servido a ambos, comprador y vendedor fielmente, que no había aceptado el encargo del vendedor hasta después de haber ayudado al comprador a localizar la propiedad, y que a su juicio el precio que se pedía era excesivo y que el precio finalmente pagado era justo.

El tribunal del Comité de Estándares Profesionales concluyó que el REALTOR® B había incumplido el Artículo7 del Código Ético. Su representación de comprador y vendedor al mismo tiempo, y el hecho de pretender ser compensado por ambas partes debería haber sido informado a ambas partes por adelantado.